Sin sonido, su música ha sonado en mis sentidos. Sin canción, su métrica la ha tarareado a mi corazón. De la poesía he absorbido el romance de la rosa, la humedad íntima de los besos y la belleza de las palabras dichas con el alma.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.