Este traje de buzo es nostalgia pura.
Lo guardo con el recuerdo de una de las más memorables frustraciones de mi vida. Cuando le vi por primera vez la entraña al mar, sus jardines secretos, sentí un deslumbramiento que aún me estremece. Eran los tiempos de Simón González, que perteneció siempre más al mar que a la tierra. Cuando la pequeña ventana de la máscara de cristal me permitió ver el mundo submarino me pareció que estaba planeando sobre un planeta irreal. Indescriptible, distinto a todo lo que mis ojos conocían. Era necesario escrutar esas maravillas, penetrarlas.
Y para practicar el milagro, que otros llaman "bucear", se hizo necesario adquirir un traje de neopreno, material espumoso pero permeable, aletas, snorkel, tanque, careta y demás implementos que exige el tránsito de un planeta a otro planeta.
Solo faltaba determinar el sitio y los compañeros de aventura. Rafael Urdaneta -mi don Rá- tenía a la sazón una acción pro indiviso en la Isla de los Médicos -archipiélago de las Islas del Rosario-. Los invitados fuimos: Alberto Peñaranda y su esposa, Christine Sneider; Daniel Suárez y su esposa, Carmen Meoz; Joaco Tuco de Narváez; Gonzalo Rueda, Santiago Pardo y yo.
De esa tripulación, Urdaneta era el único que tenía práctica en buceo. Su tórax espacioso le permitía bajar hasta 45 metros sin tanque para sorpresa de los hombres y de los peces. Anclada la pequeña barca en el sitio indicado por Urdaneta nos lanzamos al agua con todos los aprestos. En un abrir y cerrar de ojos apareció un tiburón de tamaño normal que nos pareció descomunal. Todos, menos Urdaneta, regresamos a la lancha en una estampida de terror.
Siempre he creído que el tiburón no nos determinó. Si lo hizo, debió huir despavorido al ver la inverosímil figura de Joaco Tuco. Pero hasta aquí llegaron mis ilusiones de conocer los íntimos esplendores del mar.
Esta es la triste historia de mi traje de buzo que ha dormido en mi clóset hasta que la revista SoHo llega a desempolvarlo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.