?



La mayoría de lobos son leales a su grupo y tienen su propia personalidad, solo que han sido víctimas de la mala prensa. Yo he estado en la boca del lobo más de una vez y aquí estoy vivo para contar que no son tan fieros como los pintan. Varias veces he estado en el hocico de Maya, una loba a la que le encanta jugar conmigo y a la que salvé de una neumonía cuando tenía un mes de nacida y había quedado huérfana. Otra vez, tuve los dedos en la garganta de un cachorro salvaje que se había atragantado con un palo. Ninguna de esas dos ocasiones sentí miedo, pero hubo una vez en que sí la vi negra.

Ese día me desperté en una montaña del parque natural Yellowstone con mis narices dentro de la boca del macho dominante de una manada. Era un hermoso lobo gris plateado completamente salvaje, pero yo sólo podía fijarme en sus enormes colmillos mientras me gruñía amenazadoramente. Había estado siguiendo a su grupo desde la distancia por dos semanas. Comencé desde muy lejos, y cada día me acercaba un poco más, asegurándome de que me vieran y olieran desde lejos para que se fueran acostumbrando a mi presencia. Creo que me precipité en acercarme. El lobo macho sintió que invadía su territorio, me enseñó los colmillos, gruñó y echó las orejas hacia atrás en coro con algunos otros lobos que guardaban su distancia. Hice un esfuerzo por superar el miedo, me quedé quieto y esperé a que el lobo me reconociera pues días atrás me había medido de arriba abajo con la mirada. Luego de cinco minutos, el macho dio dos pasos atrás y tan pronto dejó de gruñir vi que el grupo se alejaba de mí. Esa noche hice una hoguera, comí y me acosté a dormir. Cuando el fuego se extinguió, el grupo reapareció, el macho dominante vino hacia mí y ocurrió algo por lo que doy gracias de haber fundado el Centro Internacional para Lobos en Minnesota y de llevar casi cincuenta años de estar en contacto íntimo con ellos. El mismo lobo que antes me gruñía, lamió mi mano.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.