¿Cuándo ha visto usted que un teléfono sea reproductor de música, de video, cámara de cinco mega pixeles, grabadora de sonido, que sirva para navegar en internet en cualquier lugar y tenga GPS (solo por nombrar lo más descrestante)? Tan solo piense, así, a vuelo de pájaro, con cuántos aparatos tendría que cargar para equiparar las funciones del N95. ¿Incómodo, cierto?

Imposible estar fuera de base, imposible decir que no pudo leer ese e-mail importante o que se aburrió en el avión, porque la película que daban era malísima. Imposible decir que no llegó porque se perdió en el camino. Aunque pensándolo bien, sí es posible, lo único que tiene que hacer es ocultarles a todos, y para siempre, que usted tiene un Nokia N95.

En realidad, se trata de un dispositivo multimedia, pero sabemos que ni en un millón de años lograríamos que lo llame así. Nos conformamos con que le diga teléfono y que se atreva a usarlo, nunca querrá dejarlo ir.  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.