LA SOMBRA DEL DUCE
Italia 1934.
Cuartos de final, partido de desempate
Florencia, junio 1
Italia 1 - España 0
Meazza anotó a los 11 minutos del primer tiempo.
En 1934, Italia, sí o sí, tenía que ser campeón del mundo para demostrar la superioridad del atleta fascista. Pero en cuartos de final España resultó ser un rival demasiado fuerte. Un empate sin goles en una batalla campal obligó a jugar un nuevo partido. Allí el equipo de casa pudo ganar con este gol de Giuseppe Meazza, que fue posible porque Atilio Demaría le cometió una falta al arquero español Nogués cuando salía a cortar el centro.

AMARGO DESPERTAR
Brasil 1950
Primera ronda
Belo Horizonte, junio 29
Estados Unidos 1 - Inglaterra 2
Gaetjens anotó a los 35 minutos del primer tiempo. Los ingleses, en teoría, eran considerados los mejores futbolistas del mundo aunque nunca lo habían demostrado. Debutaron en el Mundial de Brasil y allí los humilló Estados Unidos, un equipo conformado por jugadores mercenarios de diversas naciones, entre ellos el escocés Eddy McIlvenny, quien había sido despedido del Wrexham, un equipo de la tercera división. Inglaterra se fue de aquel torneo por la puerta de atrás y aterrizó a la realidad de la peor manera posible.

MARACANAZO
Brasil 1950
Ronda final
Rio de Janeiro, julio 16
Brasil 1 - Uruguay 2
Ghiggia anotó a los 39 minutos del segundo tiempo.
En 1950, Brasil jugaba de local y tenía, de lejos, la mejor selección de aquel torneo, y le bastaba empatar con Uruguay para ganar su primera Copa. Se fue en ventaja, luego empató Schiaffino pero nadie se preocupó demasiado pues el resultado le servía a Brasil. Sin embargo, el gol de Ghiggia a seis minutos del final convirtió al Maracaná en una tumba. Uruguay se quedó con la Copa del Mundo y desde entonces quedó para la historia un nombre que es sinónimo de tragedia nacional y también hazaña sin par: ¡Maracanazo!

MILAGRO ALEMÁN
Suiza 1954
Final
Berna, julio 4
Alemania Federal 3 - Hungría 2
Rahn honra de nuevo la magia del minuto 39.
En el Mundial de Suiza los grandes favoritos eran los húngaros de Puskas, Kocsis, Hidegkuti y compañía, que habían derrotado el año anterior a Inglaterra en Wembley. Alemania Federal, en cambio, era un país en ruinas y
llevó al Mundial de Suiza un equipo que no solo logró meterse a la final sino que desbarató todos los pronósticos con su disciplina y su garra. Perdían 2-0, luego lograron empatar y, faltando cinco minutos, torcieron la historia con este gol de Rahn.

¡VERGOGNA!
Inglaterra 1966
Primera ronda
Middlesbrough, julio 16
Corea del Norte 1 – Italia 0
Pak Doo Ik anotó a los 43 minutos del primer tiempo.
En el mundial de 1966 Italia era uno de los grandes favoritos, pues la base del equipo eran los poderosos AC Milan e Inter, dueños absolutos de las copas europeas. A pesar de haber perdido con los duros soviéticos seguían en la lucha y eran fijos para pasar a cuartos de final. Sin embargo se les atravesó el inexperto equipo de Corea del Norte y los eliminó del mundial. Los diarios italianos coincidieron en sus titulares: ¡Vergüenza!

¿FUE O NO FUE?
Inglaterra 1966
Final
Londres, julio 30
Inglaterra 4 – Alemania Federal 2
Hurst anotó a los 13 minutos del primer tiempo
suplementario. Alemania e Inglaterra jugaban el alargue de la final. El marcador era 2-2 y esta media vuelta del goleador Geoffrey Hurst pegó en el horizonal, luego en la línea de meta y el balón volvió al campo. El juez de línea dijo que había sido gol porque la pelota hizo una curva antes de picar en la línea. Hasta la fecha ningún video ha podido comprobar de manera definitiva si el juez de línea se equivocó. De todas maneras Inglaterra
ganó su mundial y los alemanes jamás aceptaron aquella decisión.

O REI
México 1970
Final
Ciudad de México, junio 21
Brasil 4 – Italia 1
Pelé anotó a los 18 minutos del primer tiempo.
Cualquier gol de Pelé, el más grande jugador de la historia de los mundiales, podría figurar en esta galería. Este cabezazo, superando la marca de Burgnich, fue su último gol en las copas del mundo. Brasil ganó con lujo de detalles su tercer Mundial y a partir de ese instante –en parte gracias a la televisión pero también a aquella espléndida Selección de Brasil que comandaba Pelé– el fútbol comenzó a adueñarse de los cinco continentes.

MATADOR
Argentina 1978
Final
Buenos Aires, junio 25
Argentina 3 - Holanda 1
Kempes anotó a los 14 minutos del primer tiempo suplementario. Goles dramáticos ha habido muchos. Pero el segundo de Kempes contra Holanda, en el alargue de la final del Mundial de 1978, simboliza la entrega de uno de los países que más le ha aportado al fútbol y que tuvo que esperar 48 años para consagrarse campeón. Con la suela Kempes empujó el balón que acababa de rebotar en el cuerpo del arquero Jongbloed. En el piso quedaron Poortvliet y Suurbier, quienes no pudieron evitar que ese balón entrara.

LA MANO DE DIOS
México 1986
Cuartos de final
Ciudad de México, junio 22
Argentina 2 - Inglaterra 1
Maradona anotó a los 6 minutos del segundo tiempo. No era un partido cualquiera. Las heridas de la guerra de las Malvinas estaban aún abiertas y los argentinos no olvidaban aquel partido de cuartos de final jugado en Wembley en la Copa del Mundo de 1966. Maradona aprovechó el rechazo defectuoso de Fenwick y, con la ayuda de su mano (la mano de Dios), superó la salida desesperada de Peter Shilton. Como serñaló el propio Diego en su autobiografía, “sentí que les estaba robando la billetera a los ingleses justo después de las Malvinas”.

DALE ALEGRÍA A MI CORAZÓN
México 1986
Cuartos de final
Ciudad de México, junio 22
Argentina 2 - Inglaterra 1
Maradona anotó a los 10 minutos del segundo tiempo. Cuatro minutos después de aquel célebre gol con la mano, Maradona plasmó en el estadio Azteca la que sería su obra maestra. Desde la mitad de la cancha, imparable, avanzó con el balón superando a sus rivales y, ya casi en la raya, la tocó como solo él podía hacerlo. En el piso quedaron sembrados varios jugadores ingleses que no pudieron evitar semejante despliegue de talento, fuerza, habilidad y viveza. Sin duda alguna ha sido el mejor gol de todos los mundiales. Y una dulce venganza de ‘La Pelusa’.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.