Largo y prolongado es mi orgasmo soñado. No importa el lugar, siempre y cuando sea con el hombre a quien yo quiero. Para ello es vital que la luz sea tenue, nada de grandes iluminaciones. El exceso de luz podría matarlo todo, así como que instantes ante de llegar sonara el teléfono.

El momento del día no importa y la situación, menos. Solo es cuestión de dejarse llevar y ya. Nunca hay problemas para alcanzar el placer con un buen hombre que sepa guiar.

La clave de todo está en la imaginación, la creatividad y la pasión. Y cuando hablo de imaginación no me refiero a tener fantasías mientras se está con la persona, eso arruinaría el momento. Hay que vivir la realidad para disfrutar al máximo. La imaginación se debe usar para propiciar el entorno ideal para llegar al orgasmo.

Para estos casos nada mejor que un hombre tierno y rudo, seguro, confidente, que despierte en mí todo el deseo que llevo por dentro, a quien le dé placer dar placer; que me mire y me disfrute en todos los sentidos. Él, solo él, podría causarme un orgasmo que me estremezca, me lleve a un lugar muy lejos y me devuelva a la Tierra.

Este deseo, esta búsqueda por el orgasmo ideal, quise reflejarlo en la fotos, porque sin mirar no lo logras, sin sentirlo tampoco llegas a él, y el cuerpo es la máxima expresión del placer y el amor.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.