Hay gente que guarda hasta los tiquetes de tren para recordar un viaje. Usted no se atreve a confesarlo, pero en el cajón de la mesa de noche tiene guardado el del tren que lo llevó de París a Viena. La compañía ni se la recordamos porque se pone a chillar. De hecho, eso le pasó cuando fue a ver Before sunset y no tenía cómo limpiarse las lágrimas. Pero bueno, ya está, la sueca se esfumó y después de la nostalgia viene una sensación de júbilo inmensa, unas ganas de celebrar la vida porque sí que merecen ser explotadas. Aquí es donde entra Euromo, el nuevo restaurante de la 93 que no parece de la 93.
Diseñado en un rectángulo que simula un metro, Euromo promete llevarlo de viaje por diferentes cocinas europeas, mientras oye compilados de música electrónica muy selecta, pues uno de sus dueños, Jaime Pabón, también es melómano de tiempo completo. Es una dicha saber que los oídos de uno están en buenas manos y que por nada del mundo tendrá que soportarse a Mariah Carey o Laura Pausini desfalleciendo de amor, ¿no le parece? Por eso, los comensales de Euromo van más que a comer: porque el ambiente da para que uno decida no pedir la cuenta, sino otra botellita de vino mejor.
Euromo cambia su carta cada cuatro meses y se caracteriza por no ser un restaurante de chef. Acá hay una dirección culinaria dada por un experto que se llama Mario Martínez, sí. Pero no hay "artistas", como en la cocina de autor. Además de eso, la carta no es de esas larguísimas que uno nunca acaba de leer, sino que tiene pocos platos. Eso muchas veces es garante de que a uno le vaya bien, pues sin tanta diversidad las cosas en la cocina funcionan de manera más práctica y los cocineros se pueden esmerar en perfeccionar cada vez más los platos.
Con ustedes, el restaurante en la 93 que no parece de la 93. A veces uno quiere estar en un ambiente diferente, tipo minimal o urbano, pero no quiere irse tan lejos. Euromo es una opción perfecta para estas ocasiones. Usted decide qué quiere celebrar: si viajes, mujeres o tusas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.