Si Dante Alighieri estuviera vivo, seguro iría a comer a este restaurante. No porque se llame como su obra maestra, sino porque, al igual que el resto de los bogotanos, sabría que aquí hay un rincón real con los sabores propios de Italia. Este lugar tiene herencia directa de Bruno Colombari, famoso cocinero italiano quien era tío del padre de Sergio Martín, el chef de La Divina Comedia. La exquisita carta reúne recetas tradicionales italianas de la región de Emilia Romaña, también hay la pasta fresca que se hace cada día en el restaurante y que usted puede comprar para preparar en casa. La idea es que los comensales se sientan llamados a la mesa tal como lo hacían las abuelas anteriormente, y para eso las preparaciones son hechas con productos artesanales italianos. Hay muy buenos vinos a muy buenos precios para acompañar las comidas. Relájese y disfrute cada uno de los deliciosos platos de la casa, que más que un purgatorio, lo harán sentir realmente en el paraíso.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.