La vieja con la que está es más desabrida que su prima y se cree más inteligente que Margaret Thatcher. Pero el sitio a donde lo llevó sí esta de lujo. Es una casa de los años 30 que fue remodelada para crear un ambiente fresco y juvenil pero a la vez cálido (Fischer fue el artista). Intencionalmente dejaron unos ventanales y una escalera central de madera, que hacen contraste con nuevos materiales, como mármol y acero. Un gran horno de leña en el centro es lo primero que lo descresta y también agradece que tenga parqueadero privado (gratis) y terraza. A la entrada hay una barra de antipastos que lo dejan boquiabierto y, como los italianos no conciben la comida sin vino, los precios son muy accesibles. Arriba hay un lounge como para echarse unos vinitos. Lo otro que lo impresiona es una vieja que está sentada en la mesa de al lado y que no tiene ningún problema en mirarlo fijamente cuando pasa.
A lo Fellini, este restaurante fue creado como se crea una película: con preproducción, realización y postproducción. El director se llama Raffaello di Sauro Basile, un napolitano que lleva más de 20 años cocinando y que tuvo un restaurante en Milán muy famoso (Chandelier) en el que le cocinó a gente como Mariah Carey, Lenny Kravitz y Giorgio Armani. Afortunadamente el amor lo trajo a Bogotá y ahora usted está siendo el protagonista de la película. Lo malo es que está sentado con la madrastra y no con la diva. Pero si sigue mirándola algo va a lograr.
El que tiene tienda, que la atienda. Eso parece ser el proverbio más pregonado por los italianos. Y esa es la gran diferencia entre Otto y Mezzo y los demás restaurantes italianos de Bogotá. Esto es italiano, de italiano y atendido por italiano, valga la redundancia. Y no hay adaptaciones ni fusiones. No usan margarina, por ejemplo, ni crema de leche, ni aceite de oliva rendido (solo extra virgen). Los platos son elaborados con ingredientes frescos y livianos, como mozzarella, pan y focaccia hechos en casa. Los productos son orgánicos y los pescados frescos. No hay nada congelado, a excepción de su vieja. Pero es buena la mala compañía si al lado está la mujer de sus sueños coqueteándole. No queda más remedio que volver, para ver si se encuentran otra vez. Las segundas partes a veces son buenas. O puede pedirle a un extra que le mande su parlamento a la diva en un papelito. Ahí verá.

OTTO E MEZZO
Entrada sugerida: Carpaccio de Terrina de Pulpo marinado con emulsión balsámica $14.400 (US$5,5)
Plato sugerido: Tagliolini Neri con Tagliolini di Calamari $15.600 (US$6)
Postre: La Dolce Vita (degustación de varios postres) $22.000 (US$8,5)
Precios promedio: Entradas desde $8.300 (US$3) hasta $19.800 (US$8) y Platos fuertes desde $11.600 (US$4) hasta $29.000 (US$11)
dirección: Calle 74 No.5-30
Tels.: 249 44 14 y 248 33 98
ottoemezzo@cable.net.co

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.