Este restaurante es uno de esos lugares que no son producto del azar. Sus dueños se tomaron el tiempo para investigar qué quería comer la gente en Medellín y llegaron a la conclusión de que no se querían alejar de los sabores hogareños. Esto, sumado a la idea de usar ingredientes típicos y las tendencias gastronómicas a nivel mundial —evitando la comida fusión y la de autor—, dieron como resultado implementar la nueva cocina latina. Se trata de combinaciones audaces, conservando los rasgos más tradicionales de la comida latinoamericana. Por eso no se le haga raro encontrar chips de tubérculos que solo se encuentran en el continente, un ceviche peruano de pulpo con leche de tigre de tamarindo, una moqueca brasileña con aceite de dendé o un lomito a la parrilla con mermelada de cebolla al vino tinto. Estos platos los podrá degustar en un ambiente cosmopolita sin mayores pretensiones, ya sea en alguno de los tres salones reservados para cenas elegantes o en una terraza más informal, diseñada para que usted vea los alrededores del parque Lleras sin que usted sea visto desde afuera. Para el anecdotario, el nombre del restaurante: lo sacaron de la hoja de bijao, que es usada comúnmente en la cocina de los países latinoamericanos para preparar alimentos que luego se envuelven en ella. Ahora es su turno de dejarse envolver por los sabores del continente.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.