Hace más de 26 años, 'el Puma' era otro. Un personaje de Una muchacha llamada milagros, una telenovela de la escritora Delia Fiallo basada en una canción de Sandro que se llamaba Este es mi amigo el Puma. ¿Se acuerdan? El personaje se llamaba Omar Contreras, un médico que tiene una decepción, una mala praxis en la ciudad y se interna en la selva. Allí, se encuentra con un puma, tiene una lucha feroz con él y lo mata. Luego, cuelga su cabeza en la sala de su casa y se cuelga uno de sus colmillos en el cuello. Es un personaje muy misterioso, magnético, felino, con el que me identifico en mi personalidad y que tuvo mucha importancia en la novela, sin que fuera el protagonista.

Yo entré a la telenovela a los tres meses de estar al aire para encarnarlo a él, a Omar Contreras 'el Puma' y desde ahí no pudimos librarnos uno del otro. La novela fue mágica, el personaje mágico y hasta el día de hoy se quedó conmigo el apodo, pues la gente empezó a conocerme como 'el Puma' desde Argentina hasta Europa. La menor de mis tres hijas, Génesis, me dice 'Puma'. Lo mismo mi mujer, quien solo me dice José Luis cuando está molesta. Si a las otras mujeres les atrae mi apodo es algo que solo ellas podrían decirles. Yo solo puedo afirmar que no he tenido más apodos ni en el colegio ni en la casa. Solo este, al que le estoy muy agradecido, pues José Luis Rodríguez hay muchísimos, pero José Luis Rodríguez 'el Puma' soy solo yo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.