Es un hecho. El hombre, por necesidad o por placer, encuentra en el baño esa intimidad ideal para hacer lo que nadie puede hacer por él.  D'Artagnan y Felipe Zuleta, dos de los principales columnistas del país, se animaron a reflexionar sobre temas que allí acontecen y de los que pocos hombres se atreven a hablar en público: el placer de orinar sentado y las virtudes de un buen pedo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.