Siempre me pregunté por qué la Pitufina nunca quedaba embarazada si se la pasaba rodeaba de pitufos machos que vivían mamados de trabajar y estresados por huir de Gargamel. Imposible que no existiera algún pitufo que le intentara hacer la vuelta con esa escasez de viejas. Y también imposible que a Pitufina no le diera el "mal de vereda" con tanto hombre alrededor. La respuesta a este interrogante no está en que fuera una monja de clausura. Todo lo contrario. La respuesta está en que ella, a pesar de su sangre azul, no era la excepción a la regla.

Pitufina es un modelo a seguir y los hechos lo comprueban. Nunca la vimos con una venérea, o diciéndole a Pitufo Bromista o a Pitufo Filósofo que tenía que responder por el pitufito que venía en camino. Así, al parecer, esta pitufa influenció a algunos pequeños que años después se convirtieron en publicistas y tuvieron que usar su ingenio para hacer comerciales donde intervienen cierto tipo de fluidos.

Porque de qué manera se explica que en los comerciales de toallas higiénicas salgan mujeres de carne y hueso que no tienen sangre roja, sino del mismo color de su príncipe soñado: azul. ¿Es la Pitufina, entonces, una especie de robot maligno, un ente no humano similar al malo de Terminator II que puede tomar la forma que desee?

Siempre la misma historia: a la niña le da por ponerse un pantalón blanco  justo en el segundo día de la regla, pero como si se tratara de la princesa Alejandra de Luxemburgo, el manchón es un mapa azul rey que de todas formas la hace sonrojar y esconderse. Ella piensa que la gente es tan idiota de creer que se trata de sangre, cuando claramente se ve que lo que se le regó fue tinta de estilógrafo. A veces ponen la tinta directamente sobre la toalla higiénica para demostrar la gran absorción de la misma.

El efecto "Pitufina" o "Lady Di" se ha extendido a los comerciales de pañales y calzones para la incontinencia, tal como si existiera un comité de censura para la publicidad de productos de absorción que hubiera desterrado de sus cánones la sangre de verdad para siempre.

Lo único que me queda por decir es que creo que Pitufina no quedaba embarazada porque Papá Pitufo, recién operado de vasectomía, era  el que le hacía la vuelta.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.