La división entre la sala y la alcoba está dada por paredes móviles que garantizan cierta privacidad en un ambiente de espacios muy abiertos.  

Adiós a las inhibiciones: el baño de la alcoba principal está libre de puertas y otras divisiones. Todo para todos.

     
 
Con forma de cubo, el mueble de la tevé entre la sala y la alcoba. La chimenea funciona a ambos lados, cerca de los apliques orientales de vidrio fundido.   La puerta corrediza se desplaza, oculta la cocina y deja ver, al fondo, el cuarto de servicio. Apenas un mueble, en acero, madera y vidrio.
     

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.