1. Coja el dedo y métalo entre una bolsa con agua limpia, ojalá esterilizada, o, si es posible, en suero. No le eche jabón, café ni alcohol al dedo. Tampoco lo ponga en contacto directo con el hielo porque lo quema.

2. Amarre la bolsa e introdúzcala entre otro talego con hielo y así lo transporta.

3. En el sitio donde se cortó, lávese con agua, tápese con una gasa o un pañuelo y cúbralo haciendo una compresión mediana, para detener el sangrado.

4. Vaya a un centro médico para que intenten coserle el dedo antes de que se muera el tejido. Si el corte es nítido como el que produce un cuchillo, habrá mayores posibilidades de coserlo.

5. Mantenga siempre la calma. La punta del dedo puede durar hasta 18 horas aproximadamente sin morirse y un corte desde el codo, una seis horas. Cuanto más cerca al hombro sea el corte menos tiempo y posibilidades hay para recuperar la función completa de la extremidad.

Nota: La recuperación puede durar entre tres y seis meses con rehabilitación, pero tenga en cuenta que el dedo nunca va a recuperar su sensibilidad por completo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.