Volvemos al tema que más nos apasiona: vinos, muchos vinos. He notado últimamente, muy a mi pesar, que el boom de los vinos ha dejado de lado a los blancos. La proporción de consumo es de un 95 por ciento para los tintos y cinco por ciento en los blancos, dejando de lado muchas opciones que solo pueden darnos los blancos y de las que nos estamos privando por el solo hecho de empecinarnos en acompañar todo con tintos (ojo: soy un fanático de los tintos, pero hay que darles oportunidad a los blancos). Imagínense una calurosa tarde colombiana con una uva tan refrescante como la Sauvignon Blanc. la sensación tan especial que puede generar se equipara a la de una refrescante cerveza. Hoy en día en cualquier restaurante puede iniciar su almuerzo o cena con una fría copa de vino blanco; haga el ejercicio y me cuenta. Otra de las opciones es utilizar los blancos como aperitivos. Pruebe la misma Sauvignon Blanc o una uva de moda como la Torrontés argentina, como preámbulo a una excelente comida; del mismo modo encontramos excelentes blancos para acompañar pollos, pescados y quesos. Pruebe las uvas Chardonnay, Pinot Grigio, Viognier, Riesling, Viura, Semillón o la Gewürztraminer, algunas de ellas especiales para acompañar la muy de moda comida japonesa. ¿Sabían ustedes que los vinos de cosecha tardía pueden acompañar muy bien los postres? Imagínense la gama de aromas y sabores que nos estamos perdiendo.
Las variedades de uvas que les menciono aquí no necesariamente sirven para acompañar una sola comida. Depende mucho de la manera en que fueron elaboradas, del país de origen, siendo más específicos, hasta de la región de la cual provienen.
Aquellos que tengan la oportunidad de asistir a una de las catas que organizaremos durante este año podrán determinar la uva más apropiada para acompañar algunas comidas y los que necesiten el dato con urgencia, con mucho gusto a vuelta de correo los oriento, de acuerdo con la cantidad de datos que me puedan dar.
Existen marcas reconocidas a nivel mundial que están haciendo grandes esfuerzos para lograr que sus vinos blancos mejoren en calidad: Concha y Toro, con sus marcas Casillero, Trío, Marqués de Casa Concha y Amelia; Viña San Pedro y sus excelentes 35 Sur y su muy buen Sauvignon Blanc Fumé de marca Castillo de Molina (es una experiencia muy especial ya que es un Sauvignon Blanc con madera que permite que sus notas frutales resalten; se lo regalaremos a los primeros que escriban sus inquietudes a la columna); los Undurraga con un muy buen Late Harvest, vino proveniente de la cosecha tardía de las uvas, y los muy estimados en Chile Misiones de Rengo, sin dejar de lado los muy especiales españoles, italianos y los muy refrescantes argentinos.
Por favor, pidan lo que necesiten, en el tema por supuesto, a los que les debo respuestas o recetas, exíjanlas, y los dejo con esta reflexión para el nuevo año.
"La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad; es creación y osadía"
Eugene Ionesco

buena_mesa@hotmail.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.