Últimamente hemos visto el uso de términos como gourmet, fashion o boutique, para darle estatus a lo que comemos y compramos, y, por supuesto, el mundo vinícola no podría ser la excepción. Se denominan viñas boutique todas aquellas con una extensión menor a 85 hectáreas (en el caso chileno) o viñedos con extensiones muy bajas. En otros países sus extensiones alcanzan tan solo las cinco hectáreas; viñas estas que se apartan del factor comercial y retoman el factor místico del vino. En Europa se les denomina bodegas de garaje y se ha llegado a casos extremos en los cuales las barricas o toneles se ubican en la sala de la casa del dueño del viñedo.
Nunca he considerado que una viña por ser comercial es necesariamente mala, y creo en viñas como Concha y Toro, San Pedro, Misiones de Rengo, Berberana, entre otras, viñas que procuran mantener la magia del vino a pesar de sus grandes producciones y de sus compromisos comerciales con varios países. En el caso de las viñas boutique, encontré en ellas deleite, ganas, voluntad y lucha; muchas de estas viñas nacen debido al amor de sus propietarios por la cultura del vino, algunos de ellos buscan sus raíces y dejan de lado sus lucrativas profesiones para poner en nuestras mesas botellas cargadas de encanto, hechas de forma totalmente artesanal y trayendo conceptos vinícolas como el control de brotes y vigor, el manejo del estrés hídrico, decantación por gravedad y la agricultura orgánica, que las grandes producciones han dejado de lado y que ellos se pueden permitir por su tamaño reducido.
En Colombia podemos encontrar viñas o bodegas boutique como El Principal, Von Siebenthal, Garcés Silva, Chocalán, Matetic, Calina, Huelquen o Finca Don Doménico Almaviva (una de las más renombradas a nivel mundial por ser un joint venture entre Concha y Toro y Baron Philippe de Rothschild). Así que empiecen a experimentar con estos evocadores de los orígenes del vino y encontrarán productos de indudable calidad.
Otra cosa: a los doce primeros que me envíen el significado de la palabra "carnaval" y su origen les haré entrega de un buen vino boutique de los viñedos Von Siebenthal, Garcés Silva y Chocalán. Espero sugerencias sobre actividades que quieran que desarrollemos, como catas, clases de asados y de cocina. Escriban.

"Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace".
Jean Paul Sartre

buena_mesa@hotmail.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.