Hoy vamos a descrestar preparando pimentones rellenos de chorizo y arroz, para lo cual, obvio, debemos cocinar arroz.
Una de tantas formas de preparar arroz blanco es la siguiente: sofreímos hasta que ablande, sin que dore, en 2 cucharadas de mantequilla o aceite, 2 cucharadas de cebolla cabezona finamente picada. Agregamos 1 pocillo de arroz y continuamos salteando por 1 minuto más sin dejar de remover, con cuchara de madera para no romper el grano. Adicionamos 2 pocillos de agua y 1 cucharadita de sal. Mezclamos una vez y dejamos hervir hasta que desaparezca el agua de la superficie y comiencen a formarse burbujas (ojitos). Esto sucederá aproximadamente 6 minutos después de haber comenzado el hervor.
En ese momento se debe reducir el calor al mínimo; tapar la olla lo más herméticamente posible y seguir cocinando por 20 minutos más, al cabo de los cuales tendremos un arroz de muy buen sabor, de granos enteros y perfectamente separados. También tendremos con qué rellenar nuestros pimentones, de la siguiente manera: lavamos y cortamos por la mitad longitudinal 2 pimentones medianos, rojos o verdes, quitándoles las semillas y nervaduras. Los ponemos a hervir con 1 cucharadita de sal por 10 minutos.
Por otro lado freímos en 2 cucharadas de aceite, 2 chorizos blancos (tipo argentino) o rojos (tipo español) que habremos pelado y desmenuzado previamente. Enseguida agregamos 1 cebolla cabezona mediana finamente picada, hasta que se vuelva transparente. Incorporamos 2 cucharadas de pasta de tomate y 2 pocillos del arroz tan sabroso que hemos preparado.
Ya fuera del calor, mezclamos, probamos y condimentamos a gusto (sal, pimienta, jengibre); con esta mezcla rellenamos los pimentones, disponiéndolos en una lata para horno. Salpicamos la superficie del relleno con miga de pan, la rociamos con un poco de aceite, y añadimos un poco de agua al recipiente. Introducimos en horno precalentado a 300° F durante unos minutos, hasta que se dore suavemente la miga de pan.
Con unas hojitas de lechuga alrededor como decoración, y además de su buena compañía con la compañía de un buen vino tinto, que puede ser Malbec o Shiraz tan de moda, con seguridad recibirá más que felicitaciones de su invitada.
Ya que hablamos de vinos, es bueno recordar que en este momento los vinos australianos, californianos, argentinos, están desplazando en alguna medida a los tradicionales vinos franceses, entre otros, que por años fueron los reyes de la cultura vinícola mundial. Vale la pena probarlos, porque, además, se consiguen a precios muy razonables.
Salud y más felicitaciones por haberse decidido a preparar este delicioso y nada común plato.

Visíteme en La Loma: cra 14 # 94-11.
Tel.: 6353124
maleo@etb-net.co

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.