Llamamos sancocho al revoltijo de alguna cosa que se nos presente en el día a día, pero también llamamos de esa forma a un plato muy especial y que regularmente se consume en las casas colombianas los fines de semana. Y cuando hago esa referencia es porque se da casi en cualquier lugar del país. Investigando un poco, hay sancochos de carne, pollo, gallina, pescado y hasta el popular trifásico, y casi en cada región existe alguna particularidad sobre el tema. En algunos sitios se agregan plátanos guineos, zanahoria y arracacha, lo cual convierte al sancocho en un ejemplo de diversidad y a la vez de unión. En la Costa es muy popular el de pescado, el cual procuramos disfrutarlo, sobre todo, después de una noche de copas algo excesiva. Mi definición de un buen sancocho es aquel que logra una suave transpiración después de ser consumido; por lo regular es un plato que consumo a nivel casero y no tengo referentes de restaurantes que hagan uno realmente bueno, sería interesante poder hacer un ranking de buenos sancochos en restaurantes, con ayuda de ustedes. En vista de tantas versiones de sancochos, he decidido adoptar una y ponerla a consideración de ustedes. Por favor, escriban y cuéntenme qué les parece o si tienen otra, avísenme a buena_mesa@hotmail.com. Deposite en una olla unos cinco litros de agua y póngala a hervir, es importante agregar la carne después de que el agua esté hirviendo para evitar que el sancocho tome una coloración negra. Agregue en ese momento una libra de carne de res cortada en trozos o costilla si prefiere, unos seis muslos de pollo y una libra de carne de cerdo cortada en trozos, agregue un par de tallos de cebolla larga, perejil y cilantro y un poco de aceite, deje cocinar las carnes hasta que estén blandas, en ese momento agregue un par de plátanos verdes y un par de mazorcas, deje cocinar por espacio de 15 minutos y agregue una libra de papa pelada y en cubos y una de yuca también en trozos, en este momento agregue sal al gusto, deje cocinar hasta que al trinchar la papa y la yuca estén suaves. De acuerdo con su gusto, puede servir el caldo aparte de lo que las abuelitas denominan recado y lo puede acompañar con arroz blanco, aguacate y ají casero, o puede servirlo todo de una vez. Espero que les guste. Muchos de ustedes me piden sugerencias para acompañar platos típicos con algún vino, pero en este caso para que el sancocho no pierda parte de su gracia yo lo acompañaría con un muy buen refajo, que permita disfrutar de sabores y aromas tan típicos como los que nos evoca un plato tan especial como este.
 
Nos vemos en la Calle 69A No. 6-19 Teléfono 3130652.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.