Cuando Cameron Diaz se presentó a la audición frente a Martin Scorsese para el papel protagónico de Pandillas de Nueva York, lo hizo como cualquier desconocida. A pesar de haber compartido carteles junto a Al Pacino, Julia Roberts y Tom Cruise (en Any given Sunday,



My best friends wedding y Vanilla sky, respectivamente), Cameron, que en ese momento filmaba Los Ángeles de Charlie, no tuvo ningún problema en hacer la fila y leer como todas las demás. Igual obtuvo el papel. ¿Y qué se le va a hacer? Cameron es hermosa, sexy, millonaria y terca, sobre todo terca. Tan terca es, que cuando alguien le dijo que no podía ser una supermodelo a los 15 años, ella se fue para Japón durante un año a cuenta de Elite Models. Quince años más tarde, y a pesar de haber salido en las portadas de revistas como Mademoiselle y Seventeen, pocos recuerdan el paso de Cameron por las pasarelas o los avisos de Calvin Klein, Levi's o Coca-Cola. Desde su debut en The Mask en 1994, la Diaz ha logrado que todo el mundo se enamore de sus largas piernas, sus ojos azules y su carisma de actriz. Ya sea en comedias comerciales como Loco por Mary (1998), en filmes independientes como La última cena (1996) o en cintas intermedias como A life less ordinary (junto al elenco de Transpotting en 1997) su belleza y talento la han convertido en una de las estrellas más importantes de Hollywood. Para nosotros nunca necesitó audición.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.