Cuando pensábamos que nada superaría a Nicole Neumann, la espectacular argentina de padres austriacos y alemanes, llega su hermanita menor Geraldine, con un par de largas piernas tan emocionantes como las de Nicole, aunque esta vez en versión de pelo oscuro y ojos verdes. Pero si este cuerpo perfecto y estos ojos verde botella no son suficientes para usted, sólo imagínesela susurrándole algo al oído con ese acento argentino que podría llegar a volverlo loco.
Con veinte años, su carrera está despegando internacionalmente y promete ser una de las grandes supermodelos latinoamericanas. La moda siempre ha sido una constante en su vida, pues, desde pequeñas, su hermana y ella empezaron a modelar ropa para niños y a hacer comerciales.
¿Le parece haberla visto en alguna parte? Ha sido la cara de la marca Peuque durante varias temporadas y el cuerpo de la revista Gente, es figura infaltable en eventos, presentaciones y desfiles en Buenos Aires y es muy solicitada en el resto de Latinoamérica, especialmente en México.
Si usted era de los que se quejaban de la globalización, sólo mire a esta mujer, y a su hermana, para ver las delicias que pueden resultar de un poco de sangre europea mezclándose con la argentina.




Halle Berry
Tiene un tatuaje en la zona que los locutores deportivos denominan como el fin de la espalda. Lo descubrimos en la escena de Monster's Ball --película por la que ganó el Oscar a mejor actriz en el 2002-, en la que arremete contra un carcelero blanco y prejuicioso al que deja sin aire después de una fogosa revolcada sobre un tapete. Ahora la ex Miss Teen, ex Miss Ohio, ex finalista de Miss USA, ex Miss Elegancia en Miss Mundo y ex esposa del cantante Eric Benet, al que dejó por ser un confeso adicto al sexo (lo practicaba con todos menos con ella), además de rodar por el piso tiene otra clase de habilidades que demuestra en Gatúbela.
En el papel de la archienemiga de Batman, Berry abusa del látigo para delicia de sus fanáticos masoquistas. Deben saber los fetichistas que se pasea en un traje de cuero negro que forra de maravilla sus piernas y demás, y usa tacones muy altos. Y para los simples amantes del cine exhibe un torso y un rostro perfectos. Lo único malo de esta mujer de 37 años es su suerte: casi pierde un ojo durante el rodaje de Otro día para morir, donde fue chica Bond. Se voló un semáforo, estrelló otro carro y se ganó varios puntos.Finalmente, mientras filmaba En compañía del miedo, Robert Downey Jr. le quebró la muñeca accidentalmente. Pero, bueno, cambiar ese mal de ojo es todo un reto que vale la pena echarse al hombro. Piense en el tatuaje.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.