Es checa, tiene apenas dieciocho años y es la top model más cotizada del momento. Con el color del pelo y la expresión de su cara, esta despampanante mujer deja su huella en las colecciones de Luis Vuitton, La Perla, Salvatore Ferragamo, Celine, Victoria’s Sectrets, Helmut Lang y Emanuel Ungaro. Su carrera ha alcanzado niveles estratosféricos, hasta el punto de ser considerada figura imprescindible en las pasarelas internacionales.

Nació en Pardubice, un pequeño pueblo al este de Praga. Fue descubierta hace menos de dos años por un cazafortunas de la agencia DNA que le propuso trabajar en Milán. Allí firmó su primer contrato con Gianfranco Ferré, y en febrero de 2001 se convirtió en la modelo más joven que ha salido en la portada de la revista Vogue América.

Hoy su nombre está en boca de todo el mundo y las firmas más importantes de modelaje dan lo que sea por tenerla abriendo sus desfiles.
La Kurkova vive en Manhattan, en un loft con vista al río Hudson. Sus rasgos eslavos y el carisma que no ahorra la han puesto en la cúspide de la fama. Solo basta con verla para saber de qué estamos hablando y esperar que, como todo buen vino, mejore con los años. Apenas comienza su largo reinado.

CIFRAS

Nació el 28 de febrero de 1984. Sus medidas son 89-59-89. Tiene 1.79m de estatura. Sus ojos son azules, el cabello rubio, los labios exquisitamente gruesos y, hasta ahora, cero operaciones.

Desde que apareció por primera vez en Vogue, la revista la ha escogido para posar en más de siete portadas de sus ediciones en Australia, Francia, Alemania, Grecia, Corea y el Reino Unido.

Su cuerpo es lo suficientemente cotizado como para haber posado frente a la cámara de ocho de los fotógrafos más importantes del mundo (Patrick Demarchelier, Irving Penn y Enrique Badulescu, entre ellos).

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.