No tiene nada de raro que alguien en Hollywood diga que Keira Knightley es tan bella como Natalie Portman. Si no más bella, por lo menos igual de bella. Por eso los productores de Star Wars/Episodio I la eligieron para representar a la doble de Portman en su rol de la Reina Amidala. Ojo: no la 'doble' en el sentido de arriesgar las costillas para las escenas peligrosas; la 'doble' de Amidala porque el argumento requería que, debido a un peligro de muerte, Amidala tuviera una asistente leal y físicamente parecida que se jugara la vida -y la perdiera- en el momento en que sus enemigos atentaran contra ella. Keira, una adolescente británica con poca experiencia en el cine, lo hizo tan bien que hoy está junto a Johnny Depp compartiendo créditos en La maldición del Perla Negra.
Hija del actor Will Knightley, Keira, de 18, actúa desde que tiene tres años y su primer papel con parlamento importante lo tuvo a los nueve. Es consumada bailarina (tiene caderas para serlo) y no hay en su abdomen un gramo de algo diferente a sensualidad. De ser una inglesita medio desconocida, ha pasado a convertirse en la nueva joven reina juvenil de Hollywood. Reina, ahora sí, y gústele o no a la Portman, por derecho propio.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.