Muchas cosas han pasado en la vida de Martina García desde que fue portada de SoHo en abril de 2005. Poco queda de la actriz que encasillaban en papeles de niña rebelde. El modelo 2007 de Martina García es mucho más interesante: viene precedido de su protagónico en Perder es cuestión de método. Hace poco regresó al país después de una estadía de dos meses en México. Martina estuvo en la zona costera de Michoacán para rodar la película Tierra de tigres, la ópera prima de Fernando Lebrija. La experiencia le encantó, la playa fue su gran compañía y, como dice ella, "dormía arrullada por la voz del mar". En Colombia asistió a todo el boom que ha generado la película Satanás, en donde interpreta a Natalia, la alumna de inglés que Eliseo asesina a puñaladas. Cuando recibió el guión de manos del director Andy Baiz lo leyó de inmediato, pero esa noche no pudo dormir, quedó impresionada. No dudó en aceptar el papel y se puso en la tarea de conocer un poco más de la famosa historia de la matanza de Pozzetto. Se sintió muy bien trabajando con Baiz y con Damián Alcázar, actor de mucha experiencia. Por ahora Martina descansa. Con 24 años se deja seducir por la música clásica de Schubert y Beethoven, el trip hop de Portishead y Tricky o las canciones de Carla Bruni, una de sus preferidas. De nuevo se está actualizando, viviendo la ciudad y estudiando nuevos proyectos. Ella quiere escribir, componer y cantar. Sus aspiraciones son serias y hay que creerle, no en vano, cada cosa que se ha propuesto en la vida le ha salido bastante bien.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.