Aunque muchos no lo crean, algo bueno puede salir de un reality: una mujer como Paula Chávez, por ejemplo. Esta espectacular argentina vivió en la provincia de Lobos hasta el bachillerato. Se inscribió por internet 15 minutos antes de que cerraran las inscripciones al reality Super M 2003, envió dos fotos, la seleccionaron y, luego de tres meses de encierro y exposición pública, lo ganó. Así, en un reality, empezó su prometedora carrera en el mundo de la moda. Como premio, recibió un carro cero kilómetros, una serie de castings en las capitales más importantes de la moda y la fichó la agencia Ricardo Piñeio (RP Modelos). Tuvo que mudarse a Buenos Aires y, con solo dos años de trayectoria, puede darse el lujo de haber participado en varias producciones de Fashion TV, Model Fan, Making Of y FTV Beach.
La mezcla de sus 90 cm de cadera, 90 de busto y 62 de cintura, con su delgadez de 1,79 m, su pelo castaño oscuro y sus ojos de color celeste derritieron a todos los presentes y hasta el hielo, durante las sesiones fotográficas y los desfiles en la nieve que realizó para la temporada FTV Winter y que pronto podremos ver en ese canal.
El problema es el de siempre: un aventajado la tiene prendada y no la suelta. Habrá que irse a vivir a Argentina, inscribirse en la UBA para estudiar diseño de moda (como quiere hacerlo ella), y esperar a tenerla un día en el pupitre de al lado para hacerle el debido approach e iniciar el consabido proceso pirata de robársela a su novio. Sería un gol al orgullo argentino que todos celebraríamos en coro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.