Soledad Solaro podría ser el nombre de la protagonista de una novela de Ernesto Sábato. Su nombre sonoro hace pensar en una mujer de esas que enloquecen a los hombres y que solo puede nacer de la pluma magistral de un escritor como este. Sin embargo, la Solaro demuestra que muchas veces la realidad supera a la ficción. Basta mirar esta o cualquiera de las fotos que le han tomado para entender que se trata de una mujer desproporcionadamente bella. Una que no podía evitar tener otro destino que el de convertirse en prototipo de belleza.
Nació el 24 de octubre de 1978 en la pampa argentina y de allí se fue trece años después a trabajar en Buenos Aires como modelo de la Agencia Ricardo Piñeyro. Pronto fue fichada por Dotto Models y se convirtió en una de las más reconocidas modelos locales y en la imagen de Ricky Sarkany, de varios spas y, claro, con sus 88-60-90, de las más importantes marcas de ropa interior. Como presentadora de My Carnal, un magazine de FashionTv que ya se acabó, no le fue nada mal y en estos días está al aire en ese mismo canal con el programa Un día con Soledad Solaro en Bogotá. Soledad estuvo acá, visitó el Museo Nacional, posó para el fotógrafo Pizarro en la zona T, desfiló para Sarkany y comió en el Hard Rock Café junto a la banda Los de Adentro. Perdimos esa oportunidad de verla frente a frente y de intentar hacerle el acercamiento invitándola a un sushi, su plato preferido, y hablándole de Spinetta, Fito o Molotov, sus músicos de cabecera, pero nos salvamos de quedar enloquecidos con esta belleza digna de novela.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.