Primero fue María Checa, luego Renata González y, este año, Viviana Castrillón. Esta paisa de 25 años, experta en mercadeo y gerencia de ventas, dijo no a los reinados del chontaduro y la guayaba, al glamour de las reinas de belleza, a las preguntas livianas del jurado y a la mojigatería colombiana. Se habría ganado todas las coronas, pero prefirió revelarse, levantarse el hábito, coronarse como Miss Playboy Colombia 2004 e irse para Punta del Este, Uruguay, a representarnos en Miss Playboy TV Latinoamérica & Iberia. No coronó del todo, pero hizo babear a los jurados y obtuvo, como lo hicieron en Miss Universo Paola Tubay, Paula Andrea Betancur y Carolina Gómez, la segunda corona, es decir, quedó como primera princesa Playboy TV de Latinoamérica y España. Como puede ver, otra decisión errada de los jurados en los concursos internacionales de belleza. La española que ganó, Arancha Bonete, estaba muy bien, pero tampoco tanto como esta conejita paisa que, además de bella, es emprendedora. Tiene su propia empresa de confecciones y modela en desfiles y campañas publicitarias de prestigiosas marcas internacionales. Un último dato: tiene dos hermanas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.