El relato de un terreno desconocido, con humor y sin secretos, en los términos menos viciados y por lo tanto más hondos. Así se puede describir la crónica que la médica Natalia Aguirre armó a partir de cientos de correos electrónicos enviados a su familia desde Afganistán, donde trabajó para Médicos Sin Fronteras. Sin pensar en una posible publicación, Aguirre terminó por escribir, con una diligente edición de parte de El Malpensante -revista donde fue publicada originalmente- un libro fundamental para entender a un país que ha vivido en guerra. Ella misma aventura una hipótesis para explicar lo significativo de su trabajo y la cercanía hacia los afganos que sintió en su corazón. Aguirre viene de un país distante, pero marcado por una historia igualmente violenta.
Natalia Aguirre Zimerman
Anagrama
190 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.