Una de las editoriales colombianas más concienzuda es la de la Universidad de Antioquia. Su labor callada y certera permite descubrir nombres que de otra manera pasarían inadvertidos. Juan David Cárdenas, con su libro de cuentos Carreras delictivas, es una de sus apuestas. Siete cuentos componen el libro, siete registros diferentes, uno más cargado que todos (a los más abigarrados se les puede aplicar un epígrafe de W. Gombrowicz que el propio Cárdenas escogió: "Existe algo así como un exceso de realidad, una abundancia que ya no se puede soportar"). Hay que buscar al autor en los relatos más distendidos, más sueltos, menos preocupados por el fuego artificial de la palabra, como el caso de Combustión espontánea. Ahí es donde gana.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.