Después de leer la última frase ("Binldungsroman, qué cosa más estúpida") se vuelve sobre la solapa del libro para confirmar el año en que nació este brasilero: 1925. Qué disparate, en su última novela Fonseca escribe como si tuviera 50 años. Igual de descreído pero sin rastros de vejez ni cansancio. Aquí están presentes sus temas de siempre (un hombre preso de su lascivia, mujeres histéricas y muchachas taciturnas, romance que deviene en crimen, obsesiones literarias mezcladas con preocupaciones vulgares), todos dispuestos con una fiereza y una perfección que pone los pelos de punta. Rufus es un mujeriego y escritor de éxito que decide escribir un diario donde vierte la porquería que terminará por purificarlo.
Rubem Fonseca
Norma
196 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.