El nombre del chilango Guillermo Arriaga les suena a muchos gracias a los guiones de Amores perros, 21 gramos y Babel. Sin embargo, muchos desconocen que este cazador abstemio y escritor de 1,88 m tiene vida por fuera de la pantalla. En tres novelas y un libro de cuentos ha contado la historia de hombres y mujeres que dejan pedazos de piel por donde caminan. Adicto a los triángulos, Arriaga relata en El búfalo de la noche el camino por la cuerda floja que recorren Gregorio, Tania y Manuel, tres adolescentes mexicanos invadidos por la angustia, con una voz tan intensa que sobrepasa en tensión a sus guiones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.