La colección de poesía de Norma se murió hace rato, Cara y Cruz sobrevive con dignidad. El que peca y reza empata. Como herramienta pedagógica es altamente valorable. Sus títulos, clásicos de la literatura universal, están reforzados por juiciosos ensayos. Por ejemplo, la cruz de El burgués gentilhombre de Molière viene firmada por Amalia Iriarte, mítica profesora de la Universidad de los Andes a la que le brotan frases tan certeras como: "Molière puso reiteradamente en escena cuanta deformidad y exceso, cuanta majadería lo rodeaba".
Ahora, podría intentarse un cara y cruz menos formal, con otro repertorio de clásicos no tan acartonado. Una idea: ¿qué tal el largo adiós de Raymond Chandler con cruz de Hugo Chaparro?
MoliÈre
Norma
163 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.