Parece que va a llover
Ricardo Silva Romero
Seix Barral
32 páginas

Bogotá, con sus direcciones precisas, exactas, con Sanandresito y Cinemanía y el edificio La gran vía, con gente de carne y hueso, Beatriz Caballero, Carlos Mayolo, y su cielo que promete lluvia y no cumple. Bogotá con un drama bogotano en el cuerpo de una mujer bogotana. Juana Villegas está embarazada y no quiere tener a su hijo. ¿Para qué? ¿Para traerlo a este mar de tedio y desesperanza? Esa parece ser la reflexión que se hace el 11 de febrero, el día en que transcurre la tercera novela de Ricardo Silva, un drama intenso con amenaza de aguacero que cubre las horas que van de la mañana a la tarde, de la vida a la muerte.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.