El polaco Isaac Bashevis Singer pudo haber recalado en Barranquilla como los abuelos de Marco Schwartz, pero lo hizo en Estados Unidos, donde escribió Meshugah, una obra capital para entender qué significa eso de ser judío lejos de la tierra prometida y a la vez ser parte del país que lo acogió. Marco Schwartz, medidas las proporciones, busca hacer algo parecido con la premiada novela El salmo de Kaplan, la historia de un judío caribeño que se obsesiona con restaurar la dignidad perdida de su familia a través de una persecución, a lo Simon Wiesenthal, el hace poco fallecido cazador de nazis.
Marco Schwartz
Norma
270 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.