Alguna vez Anderson dijo que su sueño era hacer un libro sobre Tirofijo antes de que se muriera, pero se le atravesó la invasión a Afganistán y luego la segunda guerra contra Irak. La caída de Bagdad es comparable a los trabajos de Kapuchinsky en su intento por reconstruir una sociedad devastada a través de personajes que apenas tienen que ver con las fuerzas que desatan la debacle. Ojalá Marulanda no se muera antes de que Anderson logre dar con él. Quizás el gran periodista norteamericano sea el único capaz de relatar nuestra tragedia a través del protagonista que más años lleva envuelto en ella, no solo propiciándola sino viviéndola.
Jon Lee Anderson
Anagrama
504 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.