"Tal vez la única obligación de mi vida y de mi trabajo como escritor sea elaborar el proceso de esa desintegración". Márai se refería al desmoronamiento de la clase media húngara, a la que pertenecía, de la que escapó a mediados del siglo pasado y que terminó por cercarlo en 1989, año en que se suicidó.
En La mujer justa está más que palpable la decadencia de un imperio. En una tarde, una noche y una madrugada tres monólogos tienen lugar. Tres monólogos que enlazan tres vidas, la de una mujer, su marido y la amante de este, y dejan al descubierto la finura y serenidad del escritor húngaro, y el delgado hilo sobre el que descansa cualquier felicidad.
Sándor Márai
Salamandra
415 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.