Hay que tener cuidado a la hora de escribir diálogos o salen cosas tan extrañas como esta:
"-Pues a la hijueputa la quebramos, sí, pero a mí se me quedó el oficio sin hacer, Pilaticos… allá no encontré ni mierda… el paquete con el video y los papeles se lo tragó la mandinga". La frase es de Silvia Galvis, periodista a la que libros como El Salmo de Kaplan (Schwartz) y Los impostores (Vásquez) le deben mucho gracias a su excelente libro-investigación llamado Colombia Nazi. Galvis en cambio nos queda en seria deuda con su ficción. Una novela negra es mucho más que un fiscal buenazo y una pandilla de asesinos procaces. Para eso están los periódicos. Con relación a la portada es mejor callar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.