Ciudadano Kane
PAULINE KAEL
Traducción de Juan Manuel Pombo / Editorial Norma
201 páginas


Suele decirse que Ciudadano Kane, dirigida por Orson Welles y estrenada en 1941, es la mejor película de la historia, pero pocas veces se dice porqué. Pauline Kael, la crítica más respetada de Estados Unidos, contradice a los planos estudiosos del cine y señala, en este estupendo libro una poderosa serie de razones: su expresionismo anacrónico, su prepotencia teatral, la actuación desequilibrada de Orson Welles, sus errores, su condición de parodia salvaje, sus trucos tomados de la radio, la magia y el teatro, su apasionante olor a chisme.

Kael dice que la película es el resultado de toda una época irrepetible en la que los guionistas de Hollywood trabajaban, con una ironía y un cinismo encantadores, a espaldas de los moralismos, los compromisos políticos y las pretensiones literarias. Herman J. Mankiewitz, el escritor de Ciudadano Kane, dejó todo su talento y toda su mezquindad en esas páginas: cruzó la vida, el ego y la genialidad de Welles con las de William Randolph Hearst, un magnate de la prensa amarillista de Estados Unidos que, en su afán de fama parecía un enfermo emperador romano. Y Welles, dispuesto a todo, se rodeó de su propio grupo de teatro, el Mercury Teather, y de dos profesionales (el músico Bernard Herrmann y el operador Gregg Toland), que le dieron a la película su dimensión. Lo mejor de este libro es que demuestra que las obras maestras, lejos de ser artefactos sagrados, son creaciones llenas de imperfecciones, y que los grandes artistas son, en verdad, ladrones de ideas, maestros de la parodia, traductores de secretos, de chismes y de escándalos.



Se habla español
AntologÍa
Editorial Alfaguara
376 páginas
Antes que un libro, Se habla español es una invasión al ‘invasor’. A pesar de que esta antología se escribió en el interior de Estados Unidos, los cuentos que se encuentran en sus casi 400 páginas son cualquier cosa menos gringos. Los 36 escritores latinoamericanos que contribuyeron con sus relatos para hacer parte de esta empresa literaria hablan como viven: marginales, con el spanglish metido en los ordenadores y la nostalgia de la otra América clavada en el alma. Uruguayos, mexicanos, colombianos, argentinos residentes en Wisconsin, en Nueva York, en Miami se unen en este libro para recorrer a través de sus historias todos los rincones posibles de los ‘United’. Se habla español es “…un texto con aroma a french fries y sabor a Coca–Cola y a hamburguesas, pero también a nachos y salsa, a cortaditos y smoothies de Mango Guayaba…”, se lee en el prólogo. En definitiva, un libro para devorar.



I Need More
IGGY POP
121 páginas
Al margen de lo que diga su nombre, Iggy nunca ha sido tipo muy ‘Pop’. Marcado por los excesos y el desenfreno de su vida, el autor de canciones como Lust for Life y China Girl siempre ha necesitado más: más drogas, más canciones, más mujeres, más vida y, en el caso de este libro, más historias.

Bajo el título de I Need More, Pop saca a la luz una serie de relatos, letras de canciones y fotos que, al compás de una crónica bastante cruda, recorre los capítulos más tenaces de su vida. Burdo intento de autobiografía o resuelto afán por no perder vigencia, Pop describe con escabrosa meticulosidad anécdotas que van desde el tamaño de la aguja con la que se inyectaba coca hasta las razones por las cuales no acostumbraba hacer el amor en los sitios en los que toca. Desde sus andanzas con los Stooges hasta su extraña relación con David Bowie,


I Need More es la respuesta del mismo Pop a cualquier pregunta que un fan pudiera tener.



Una mujer
PETER ESTERHÁZY
Editorial Alfaguara
198 páginas
De Hungría es poco lo que se conoce, y lo que se conoce se remite al Danubio y al poder magyar de su selección de fútbol en décadas pasadas. Sin embargo, a través de su literatura es posible aproximarse a los amores, desdichas y deseos que viven sus habitantes. Esterházy (1950), autor de libros como Pequeña pornografía húngara y Los verbos auxiliares del corazón, nos trae en este libro todo el peso del amor mediante pequeños relatos (97 en total, de menos de dos páginas cada uno) donde desfilan mujeres de todos los estilos: las mujeres indiferentes, las mujeres que hablan, las mujeres que callan, las mujeres que se esconden, las que aman, las que aplastan. Como dice la misma reseña del libro en su contratapa: Si Julio Cortázar dio la vuelta al día en ochenta mundos, esta novela se vale de noventa y siete breves capítulos para trazar el mapa de la mujer amada.

.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.