Díaz es dominicano pero escribe en inglés. A los siete años emigró a Nueva Jersey. Este, su primer libro de cuentos titulado originalmente Drown (Ahogado), le valió un inusual reconocimiento entre los lectores norteamericanos. Publicados en revistas como The New Yorker y Paris Review, sus relatos dejan un sabor amargo, pero necesario para comprender el mundo de los latinos que se crían en las grandes ciudades de Estados Unidos. Duros y parejos, con una soltura casi oral y una economía justa, los cuentos de Díaz son como una bala perdida que resuena en una noche de calor insoportable.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.