En dos extremos del mundo pasó lo mismo. En Japón y en Argentina una ola de jóvenes suicidas le dio la bienvenida a la soledad como la cifra de estos tiempos. En Japón, en medio de las ciudades hiperpobladas; en Argentina, en un pueblo desierto en la Patagonia. La periodista Leila Guerriero se interesó por el caso latinoamericano y terminó por hacer una crónica indispensable, una pieza plena de virtudes periodísticas que lanza al final la siguiente teoría para explicar la muerte de los muchachos del claustrofóbico pueblo Las Heras: "un lugar donde la vida del otro ocupa tanto tiempo. Donde el guión de los demás se come tanta parte del guión propio".
Leila Guerriero
Tusquets
235 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.