A Juan Felipe Robledo hay que leerlo (aunque es mejor oírlo leer sus poemas. Si alguien tiene voz y entrañas para leer poesía es él). De Muchacha del baño público: "Seguramente no veré con estos ojos mortales/la historia de esta muchacha que imagino clara y afectuosa./Seguramente sonreirá con descaro/y tocará las espaldas de los que esperan frente a la estación./Habría deseado contemplar/su lento detenerse en callejuelas/y la forma como se prende a la solapa de un marino". Es bueno tener a Robledo entre nosotros, es bueno saber que su poesía sigue escribiéndose con la luz en lo alto.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.