Hace un par de semanas Bush andaba recomendando un libro de 900 páginas que al parecer le hizo olvidar por momentos su cargo como presidente de eso que ahora llaman el mundo libre. Tom Wolfe, un mítico periodista que se adhirió sin ninguna vergüenza a su campaña de reelección, es el autor. Bush confesó haberse divertido leyendo la historia de una estudiante, Charlotte Simmons, que llega a una universidad de élite proveniente de un pacato pueblo. Con el tiempo, Simmons, una belleza rural, descubre que el corazón de estas instituciones se alimenta de sexo desaforado, alcohol, drogas, intelectuales desadaptados y deportistas. Pensada como una crítica al sistema universitario norteamericano -donde muchos estudiantes extranjeros se educan para dirigir sus países en el futuro- la novela de Wolfe termina siendo una especie de Porky's más sórdida. Las orgías, la jerga dominante y la sensación general de que nada importa atraviesan la novela haciéndola divertida, nada más. ¿O por qué creen que George W. Bush se la devoró?

896 páginas
Ediciones B

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.