Martín Caparrós
Editorial Planeta
341 páginas
El Marqués de Valfierno era un falsificador. Falsificaba cuadros y después los vendía. Según la leyenda, encomendó en 1911 el robo de La Gioconda y después puso en el mercado seis copias de la misma. Pero no solo su trabajo fue una obra de arte -Chesterton lo dijo: "un crimen es como cualquier obra de arte"-, su vida de noble también lo fue. El azul de su sangre se lo inventó. Ni siquiera hay certeza sobre su origen argentino como todo el mundo cree (en ese entonces provenir de Suramérica era de un exotismo irresistible). El mérito de Caparrós, grande por demás, fue entregarle un origen a Valfierno. En la novela que ganó el premio Planeta 2004, el escritor y el genial impostor sellan un pacto secreto para darle forma a un personaje sobre el que ya se había escrito, pero nunca con la emoción y la libertad que confiere la ficción..

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.