Durante los 25 años que lleva escribiendo libros de humor, el periodista Daniel Samper ha estado atento a los más sutiles cambios que influyen en la conducta de la clase media colombiana, la que no entiende por qué diablos un cocinero español decide, por la magia de la reconstrucción, que los ingredientes de un plato se coman por aparte y se junten apenas en la boca. Samper se imagina el proceso con el ajiaco y no puede menos que lamentarse. En esta revisión de las nuevas costumbres del milenio que comienza, Samper también se ocupa con su habitual gracia de los rituales entre parejas gays, da serios consejos de belleza a los hombres, rinde honores a San Giacomo Alberione, nombrado por el Vaticano como patrono de Internet, y se queja con dolor del crucigramista que todos los domingos lo pone en aprietos con este tipo de joyas: Sopa que deja callado al gringo, cuatro letras. Respuesta: mute.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.