Estamos exagerando; la verdad suerte es lo que le sobra a este ciclista. Lo único salado que ha hecho Alejandro Caro hasta el momento son unas rampas que con ayuda de Red Bull -su patrocinador- construyó en Manaure, en La Guajira, para mostrarle al mundo una parte extrema y hermosa de Colombia. Y además se da el lujo de sacar trucos que desafían las leyes de Newton y que parecen imposibles de hacer si se los explicamos, tal como el giro que hace en la foto. Este caleño es sin duda uno de los deportistas más afortunados en Colombia; para empezar, Caro es reconocido mundialmente como uno de los mejores si no el mejor- exponentes del BMX a nivel mundial en la categoría de Dirt Jump. Todo debido a las inumerables competencias en las que se ha coronado campeón, en Europa y América Latina, sin mencionar su clasificación a los Gravity Games de X Games en Estados Unidos (las olimpiadas de los deportes extremos); por eso tiene el privilegio de ser uno de los consentidos de Red Bull. Tanta dicha es más que un golpe de suerte.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.