"Tu-Tu-Tu-Tulioooo Zuluaga!". Así saludaba a mis oyentes cuando fui uno de los DJ más conocidos de los 80 en la emisora 88.9. Antes de llegar a la radio era actor de Pequeños gigantes. Un día estaba animando un evento en el colegio Santa Francisca Romana y el encargado de la mini-tk me dijo que estaban buscando un animador en 88.9. Empecé haciendo los programas de una mini-tk muy famosa de la época que se llamaba Nice y con la que muchos de nosotros rumbeamos en Proms, especialmente. A los dos meses ya Fernando Pava, el director de la emisora, me había oído y me llevó al programa del Zoológico de la mañana. Era el año de 1985.

El fenómeno que creó esta emisora causó conmoción. El primer tema que pegó con fuerza en 1986 fue Nada personal, de Soda Stereo, y eso despertó a bandas locales como Kraken, Compañía Ilimitada y Pasaporte. Se dispararon grandes eventos como el Concierto de Conciertos, que fue apoteósico. También empezamos a ver en la moda un cambio con los copetes Alf en la mujeres, el pelo largo (solo atrás) en los hombres y los zapatos Reebok.

Con Nice me fue muy bien como animador. Hacíamos lo que se llamaba "guerra de mini-tks" con la asistencia de ocho mil personas que con sus aplausos definían cuál era la mejor. Otro evento histórico en el que participé fue la caravana de carros para promover la supuesta candidatura de Don Fulgencio, personaje propio de 88.9, para la alcaldía de Bogotá. Todo era parte del show y yo iba en la unidad móvil al lado del "futuro alcalde", nos acompañaron más de 500 carros y el trancón fue monumental. Éramos, sin duda, los número uno. Yo visitaba los colegios en la móvil y me pedían autógrafos, todos querían hablar y participar en la emisora. Incluso 88.9 sacó un álbum de laminitas donde salíamos todos los DJ de la emisora. Eso se vendió muy bien. Éramos ídolos.

También hice programas de televisión como Línea Tres y Tumbe a Tulio en Maxi Mini TV. Creo que el papel que jugué en esa época fue el de demostrar que los artistas jóvenes podían incursionar en muchos mundos y que podían ser muy reconocidos. Después incursioné en la música vallenata, pero me tocó la crisis de los 90 y los artistas nos vimos afectados y muchos proyectos, como el mío, no pudieron crecer más. Luego me dediqué al estudio de Finanzas y al mismo tiempo hice la carrera de técnico automotriz. Un día cambié de ambiente y decidí radicarme en la ciudad de Medellín, en donde encontré tranquilidad. Montamos algunos talleres pequeños para carros. Hoy en día tengo un concesionario para atender 60 vehículos en producción y cuento con la representación de la Fiat para Medellín. Hace diez años me casé con una paisa, luego de mi separación en Bogotá. Tengo cuatro hijos, uno del matrimonio anterior y tres con mi actual esposa.

Ya retirado de los medios, les puedo asegurar que la década del 80 fue una nota diferente y positiva en la que el tiempo nunca se detenía. Un despertar de la música impresionante. Fue un resurgir de la gente joven. Unos años, literalmente, maravillosos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.