1. Una rumba a todo dar con la gente linda del Cidenal. Ojalá en Girardot y con meseros bien "uniformados".

2. El nombramiento como nuevo director de Cajanal y una oficina bien montada en el DAS de Paloquemao.

3. Un estudio fotográfico en compañía de Raúl Reyes, Simón Trinidad, Sonia, Iván Márquez y Rodrigo Granda. Y ojalá Antonio García o algún otro muchacho del Eln.

4. Un software que me inscriba automáticamente en todas las páginas de Facebook que ha montado la gente que he conocido desde 1982.

5. La tan esperada autobiografía de Teodolindo Aventado. Prólogo de Yidis Mentira.

6. Una invitación a celebrar el 24 en casa de José Galat, con natilla, buñuelos, bueyes, pastores y todo su círculo de amigos.

7. Una botella del famoso vino medicinal de Venus Albeiro Silva. Y Lomotil.

8. Una tarde de videojuegos y root beer con Juan Pablo Montoya.

9. El plan de gobierno de las Farc, debidamente argollado, para saber cómo van a manejar el país que se sueñan si llegan al poder.

10. Un curso de relaciones públicas dictado por el profesor Vicente Blel.

11. Un libro de José María Aznar firmado por Andrés Pastrana.

12. Un carro chino.

13. Una borrachera con Maradona.

14. Un asiento en todas las discusiones, foros y seminarios sobre el TLC.

15. Una entrevista con el publicista que sugirió bautizar una tienda con el nombre de Tower Records Chipichape.

16. Una finquita en Putumayo, muy cerca de donde Colombia limita con el Ducado de Wellington Sandoval.

17. Un cafecito muy íntimo con Nijole Sivickas, la cálida mamá de Antanas.

18. Una novena bailable animada por Rafael Novoa y Benjamín Santos.

19. Una invitación a la rendición anual de cuentas del gabinete del presidente Uribe. Ojalá planillada para el primero de enero a las 6:00 a.m.

20. La jefatura de prensa de nuestra embajada en Sudáfrica.

21. El encargo de administrar el Parque Jaime Duque.

22. Una cita a ciegas con alguna de las chaperonas del reinado de Cartagena.

23. Una llamada de última hora confirmando que se canceló la salida con la chaperona porque Raimundo no la dejó.

24. Un juego de pisapapeles con portatarjetas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.