Esta corbata es la anticorbata. No se amarra al cuello, sino que se abotona a la camisa para evitar que, como la soga de una horca, forme un nudo en la garganta de alguien que se caracteriza por hablar libremente. En vez de ser de seda es 80 por ciento de nylon y 20 por ciento de poliéster, un material impermeable perfecto para el clima lluvioso bogotano. Sus colores amarillo y negro son los mismos de las señales de tránsito y de las líneas de la calle, un lugar al que accede todo el mundo y que representa lo social en la política de Lucho. Al abotonar la corbata a la camisa se unen sus dos tiras y se forma la estrella de la campaña que inició la alcaldía de Mockus para disminuir el número de personas atropelladas. Lucho llevaría la estrella como un acto de reconocimiento y de nobleza frente a su antecesor y para manifestar la continuidad de las buenas políticas pasadas. Falta ver si con esta corbata Lucho deja su buzo cuello de tortuga y nos da el gusto de verlo encorbatado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.