Cuando me propusieron diseñar un vestido de gala para Juan Carlos Henao lo imaginé vestido con su tradicional pantaloneta negra, ceñida al cuerpo, y su buzo rojo tornasolado de arquero, corriendo para celebrar el triunfo del Once Caldas, luego de tapar el último penalti que cobró el Boca en la Copa Libertadores de América. Cambié el escenario, la grama por un tapete rojo y la celebración del triunfo del Once Caldas por una fiesta de matrimonio. El pantalón es de sastrería clásica, con un paño de lana gris con rayas blancas y bota amplia. La chaqueta es de esmoquin, fue elaborada en un material liviano de poco gramaje, su solapa es opaca y solo tiene un botón. La camisa es ciento por ciento de algodón, y los zapatos son de un color claro al natural que contrasta con los colores oscuros del vestido y, sobre todo, con la piel morena de Henao. Estoy segura de que el arquero de la Selección Colombia y del Once Caldas, con la osadía, el carácter y la sencillez que lo caracterizan, no tendrá inconveniente en colgar sus guayos por un momento y vestirse de gala, al estilo Cantillo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.