A pesar de tener ese acentico paisa y dulce que vuelve loco a más de uno, su voz es la de una mujer decidida que se formó en las pasarelas desde los 18 años (tiene 23) y que quiere estudiar Diseño de espacio cuando acabe su cuarto de hora como modelo. Desde que dejó sus estudios de fotografía, ha desfilado para Silvia Tcherassi, Oscar de la Renta y otros grandes diseñadores. Y precisamente lo que más le gusta hacer cuando no está montada en una pasarela es caminar, seguir caminando. Tal vez sea eso lo que mantiene sus 88-63-94, pues recorre la ciudad de Medellín a pie cuando necesita hacer vueltas, en lugar de meterse a un gimnasio. Y si no se la topa por la calle, es posible que la encuentre bailando salsa (de la vieja) o escuchando el último disco que se compró (el de Nelly). Cuando esta mujer se monta a la pasarela desborda toda la adrenalina que siente por dentro y se convierte en muchas mujeres. Pero eso no quiere decir que esté buscando un campito en el mundo de la actuación, no: zapatero a tus zapatos. Seguramente Alejandra sabe hacer bien muchas otras cosas, pero lo cierto es que sabe caminar.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.